Internacionales

Científicos de EEUU construyen robot hecho de células vivas

científicos

14-01-2020 Científicos estadounidenses crearon el primer robot viviente con células madre, el cual puede avanzar hacia un objetivo y sanarse a sí mismo después de sufrir un corte.

Un estudio publicado hoy en Proceedings of the National Academy of Sciences describió el organismo viviente y programable, una maquina biológica completamente nueva diseñada desde cero.

Científicos de la Universidad de Vermont corrieron un algoritmo evolutivo en una supercomputadora para identificar un diseño compuesto únicamente de células de la piel y del corazón de una rana.

Luego, los científicos de la Universidad Tufts dieron vida al diseño en silicio con células madre cultivadas de embriones de ranas africanas. Se usaron unos diminutos fórceps y electrodos para ensamblar las células individuales de una forma muy cercana al diseño informático.

Estos descubrieron que las células cutáneas formaron una arquitectura más pasiva. Mientras que las contracciones alguna vez aleatorias de las células del músculo cardíaco fueron puestas a funcionar creando un movimiento de avance ordenado. Lo que permitió a los robots moverse por su cuenta.

Científicos consideran que estos robots vivientes poseen muchas aplicaciones útiles que otras máquinas no

Estos organismos reconfigurables de un milímetro de grosor demostraron que pueden moverse y explorar su entorno acuoso durante días o semanas, reveló el estudio.

Pudieron moverse en círculos e impulsar colectivamente bolitas hacia un sitio central. «Es un paso hacia el uso de organismos diseñados por computadora para el suministro inteligente de medicamentos». Dijo Joshua Bongard, especialista informático de la Universidad de Vermont.

«Podemos imaginar muchas aplicaciones útiles de estos robots vivientes que otras máquinas no tienen». Manifestó Michael Levin científico de la Universidad Tufts, «como buscar compuestos desagradables o contaminación radioactiva, juntar microplástico en los océanos o viajar en las arterias para raspar placa».

En otra prueba, los científicos cortaron los robots vivientes y observaron lo que ocurrió. «Cortamos el robot casi a la mitad y él mismo se suturó para quedar como estaba y siguió avanzando». Indicó Bongard.

Fuente: Panorama

Deja un comentario

También pueden gustarle

Leer más